Al asociar monarquía con virilidad, Salvador Sostres le hace un flaco favor a la recién estrenada corona española, sobre todo si todas las mujeres que se declaran monárquicas leyeran sus opiniones.

Sostres
Tras la coronación del nuevo rey en España, el “periodista” Salvador Sostres cargó contra los republicanos en su columna para el diario El Mundo: “El republicanismo es, en el fondo, una falta de hombría. En estos tiempos nuestros, tan fláccidos, tan blandengues, los antimonárquicos abundan, como los quejicas, como todo lo que de un modo u otro se puede asociar a la falta de virilidad”.

Su machismo ya se conocía. Ante unas cámaras que él supuso apagadas, soltó hace un par de años que a él le gustaban las bragas de jovencitas de 17 años, que aún no olían a ácido úrico.


También sostenía en una columna que la beca Erasmus en el extranjero era una excusa de las universitarias para dejar a sus novios e irse a “follar”: “Niña que tienes veinte años, tu novio es un imbécil si te dejar marchar a Florencia. Erasmus, Italia, esperma”, decía, junto con otras lindezas. Como si, con veinte años, una joven necesitara permiso de ningún novio para marcharse donde le diera la gana.

No se necesita valentía para expresar ciertas opiniones desde una plataforma como la que le ofrece el periódico que lo tolera. Al fin y al cabo, el número de lectores se multiplica en función de las barbaridades dice por culpa de personas como yo, que le damos publicidad gratis. Pero no me resistí porque quisiera llegar al fondo de la cuestión que considero más importante. Al menos intentarlo.

¿Ampara la libertad de expresión hacer apología del machismo? Este tipo de especímenes sólo se llevan las manos a la cabeza cuando alguien en Twitter hace algún comentario que apela a la violencia contra los políticos, muchas veces en momentos de crispación por situaciones desesperadas o en casos aislados como el del asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la diputación de León. Por eso se alegran de las multas y otras condenas contra estos “terroristas”. No se puede justificar ningún insulto o comentario que apele a la violencia. Pero mucho menos comentarios machistas y denigrantes por parte de un “formador de opinión”, al que se le presupone criterio, en un medio de comunicación social.

¿No es igual, cuando no peor, defender posturas machistas y denigrantes para la mujer y la dignidad humana desde plataformas que te garantizan cientos de miles de lectores?  ¿Justifica este tipo de artículos el número de visitas a una página para garantizar la publicidad online o la venta de periódicos? Si El Mundo no siguiera ese criterio, no pondría en riesgo su credibilidad ante cientos de miles de lectoras y de lectores que pueden sentirse ofendidos, incluso aunque puedan defender la institución de la Corona.

Al margen de este fondo del asunto, la palabra “virilidad” pierde toda su fuerza cuando sale de la boca de Sostres, sobre todo en el sentido que él la utiliza, al menos si nos atenemos a sus propios conceptos. A lo mejor hay quien considera que, por las fotos de él que hay en Internet, su aspecto se aleja de lo que nuestra cultura asocia con “viril”.

En segundo lugar, asocia hombría a fuerza, a progreso, a excelencia y grandeza: “Ser monárquico tiene que ver con las categorías fuertes de la vida, y los «anti» suelen ser el habitual coro de castrados. El pensamiento débil ha hecho mucho daño”. ¿Qué les queda a las mujeres? Para que una mujer sea fuerte, ¿tiene que ser viril? ¿O la feminidad puede tener sus propias manifestaciones de fuerza? Con razón decía que Guardiola era más femenino que masculino, con sus artes de seducción y sus formas “sinuosas” de actuar. Uno daría por superados estos topicazos de siglos anteriores, pero están más presentes de lo que imaginamos.

Al asociar monarquía con virilidad, Salvador Sostres le hace un flaco favor a la corona española, sobre todo si todas las mujeres que se declaran monárquicas leyeran sus opiniones.

Carlos Miguélez Monroy
Periodista

Share →

2 Responses to Salvador Sostres: monarquía y virilidad

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Al asociar monarquía con virilidad, Salvador Sostres le hace un flaco favor a la recién estrenada corona española, sobre todo si todas las mujeres que se declaran monárquicas leyeran sus opiniones. Tras la coronación del nuev…..

  2. Yleana Cid Capetillo dice:

    ¡Qué pena que tengamos que seguir escuchando (o leyendo) opiniones como ésta! Pero como todavía abundan se les debe seguir evidenciando valientemente (como lo hace Carlos Miguélez).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *