El sistema universitario de Estados Unidos da a jóvenes de todo el mundo más facilidades que las que tienen en sus países de origen para compaginar el fútbol y otros deportes a un nivel casi profesional con una educación superior de calidad. Ante la crisis actual en España y la creciente necesidad de dominar el inglés en el mundo laboral, muchos jóvenes deportistas se plantean la posibilidad de cruzar el Atlántico. Sin embargo, muchos desisten al no saber por donde comenzar y ver la “avalancha” de trámites para llevar su idea a la práctica.

www.ncaa.com

Ningún estudiante extranjero podrá eludir algunos la acreditación de su nivel de inglés. Las universidades piden el TOEFL, pero dan por bueno el Proficiency e incluso el Advanced de Cambridge. Además, el estudiante tendrá que preparar y hacer los exámenes Standard Aptitude Test (SAT I), que miden la aptitud lingüística y matemática del candidato. Cada universidad tiene un baremo de puntuación para cada carrera. En el apartado cultural de la embajada de Estados Unidos se puede conseguir información de los centros españoles y las fechas donde se realizan esas pruebas.

A partir de ahí, el estudiante tendrá que hacer una selección de universidades en función de la licenciatura que quiera estudiar o del nivel del equipo deportivo al que quiere acceder. Existen distintas clasificaciones de mejores universidades en Estados Unidos, disponibles en Internet, como también lo está el ranking de los mejores equipos de fútbol y de otros deportes. Pero hay que tener en cuenta otros factores. La vida cambia en función del número de estudiantes en la universidad, del Estado o de la ciudad donde se encuentre. Si el candidato se deprime con el frío, más le vale buscar en California, donde hay casi 120 universidades y centros de educación superior, por mucho que el ministro José Ignacio Wert las redujera a 10 para sacar pecho y decir que España, con una extensión territorial similar, tiene 79. Los que disfruten de la naturaleza, de la vida de campo y de tranquilidad encontrarán su sitio en Iowa, Indiana, Wisconsin y otros estados. Los ratones de ciudad, más vale que busquen en Chicago, Nueva York o Los Ángeles, con inigualables ofertas culturales y de ocio en la ciudad.

El US Journal of Academics (con página en español y otros idiomas), en US Universities y la página de la Universidad de Texas dividen por Estado y por licenciatura las universidades, con sus correspondientes enlaces para que el candidato pueda entrar a sus páginas, donde encontrará la información relativa a las becas (financial aid) los estudios (academics) y los deportes (athletics).

A partir de ahí y con los resultados del SAT I y el certificado de inglés en mano, comienza “la pesadilla” de rellenar formularios de los apartados de “admissions” y de lo referente a las becas en las distintas universidades en las que uno tenga interés. Conviene enviar solicitudes a más de una para luego poder elegir la opción más conveniente. Al mismo tiempo, conviene contactar con el entrenador del equipo de fútbol, que suele pedir un video donde se vea al candidato jugar. Las becas deportivas se conceden en función del presupuesto de cada equipo y del nivel deportivo del candidato, que tendrá que mostrar habilidades a la hora de negociar. Tener atadas a más de dos universidades ayuda en este proceso, que puede ahorrarle hasta el 100% de los gastos durante su estancia de 4 años, aunque abundan las becas del 75%, del 50% o del 25%.

Una vez elegida la universidad y aceptado de palabra el jugador en el equipo deportivo, tendrá que registrarse en la National Collegiate Athetic Association (NCAA), el órgano que regula el deporte universitario a nivel nacional. A simple vista de la página web, parece que el trámite lo han hecho menos engorroso que hace unos años. Lo último, pero no lo menos importante, consiste en conseguir en la embajada de Estados Unidos la Visa de estudiante que todos los extranjeros necesitan.

El cumplimiento de estos trámites produce frustración, una sensación de impotencia y fatiga, cierto. Pero la experiencia universitaria, la experiencia de vida, los recuerdos y todo el aprendizaje que se puede atesorar durante esos años borran de la memoria toda esa burocracia.

Carlos Miguélez Monroy
Periodista
Encuéntrame en Facebook y en Twitter: @cmiguelez

Share →

2 Responses to Futbolista universitario en Estados Unidos

  1. Lamentable el estado económico de España y creo que en general, se maneja Europa en las mismas condiciones, salvo las potencias, claro. Cuando antes nos imaginábamos que ir hacia Europa eran mejores oportunidades de vida y trabajo, pero con éstas crisis financieras, cada país anda haciendo su lucha por sobrevivir. Y mi hijo, que juega fut, quiere pertenecer algún día, a las filas del Barcelona o Real Madrid. En fin, le faltan algunos años y esperemos que las condiciones económicas cambien. Lo que comentas sobre las universidades y sus becas deportivas es una actividad que se está dejando ver en México, sólo que sus pasos no son tan seguros ni constantes, pero ahí la llevan. Universidades privadas ofrecen becas deportivas a los estudiantes y así consiguen financiamiento o becas en porcentaje para la carrera que quieran estudiar. Cabe mencionar que existe la Universidad Deportiva del Club Pachuca, dónde le ofrecen al atleta preparación universitaria y de esta manera, el aprovechamiento del tiempo y estancia es mejor. Según dicen, la Universidad y el Club de Fútbol están coordinados para otorgar oportunidades a todos, no necesariamente como deportistas; ya que si el alumno no reúne las características físicas y de rendimiento para ser profesional, lo invitan a estudiar carreras relacionadas al deporte y así, mantenerlos dentro del área que les apasiona. La verdad es que muchas escuelas de fútbol pertenecientes a clubes y equipos profesionales, deberían hacer lo mismo. Una aportación a la educación en el deporte no le viene mal a nadie.
    Saludos y felicidades por tus reportajes.

  2. Amanda, por lo que me cuentas y he podido escuchar, se han desarrollado proyectos interesantes en México, como el caso del Pachuca. Que tu hijo no lo descarte si, llegado el momento, tiene que elegir. Estados Unidos es una gran opción. Yo la recomiendo porque la viví en primera persona y me abrió muchísimas puertas en otros ámbitos de mi vida que apenas estoy asimilando. Lo más importante es que él disfrute jugando, que tenga constancia, que se esfuerce, que estudie… Los resultados vienen luego, las cosas se van acomodando. A veces uno llega a su destino por caminos que no esperaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *